Cabecera de Urrea de Gaén (Teruel)
Inicio Eventos Reseña
histórica
Datos
económicos
AgroTienda Rutas Lugares
naturales
Bienes de
interés cultural
Galería de
imágenes
Servicios
públicos
 

Bienes de interés cultural de Urrea de Gaén

Patrimonio Cultural de Aragón
Ruta del Tambor y del Bombo
Gran Enciclopedia Aragonesa
SIPCA Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés
Arzobispado de Zaragoza
   
   
   
Híjar (Teruel)
Albalate del Arzobispo (Teruel)
Samper de Calanda (Teruel) La Puebla de Hijar (Teruel)
Azaila (Teruel) Vinaceite (Teruel)
BIC
Jatiel
BIC
Castelnou
Jatiel (Teruel) Castelnou (Teruel)
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
 
 
 
 
 
 
 
Casa Consistorial
Ayuntamiento de Urrea de Gaén (Teruel)
Edificio renacentista, de tres pisos, ubicado en la plaza mayor de la población. Construido enteramente en ladrillo a soga y tizón. La planta baja, presenta un pórtico de cuatro arcos de medio punto. Estos arcos, están marcados por pilastras adosadas que llegan hasta el alero. En las enjutas, unos óculos, dan efecto al conjunto. Los dos arcos de los extremos, son de paso a las calles adyacentes. Los dos arcos centrales, son uno de acceso al ayuntamiento y el otro de acceso a un establecimiento.

El primer piso, presenta un balcón corrido sobre los dos arcos centrales. A él se accede a través de dos balcones rectangulares. Dos ventanas cuadradas, dan el par, sobre los arcos de los extremos.

El segundo piso, lo componen una serie de cuatro ventanas cuadradas simétricas.

 
 
Casa Natal de Pedro Laín Entralgo
 
 
Iglesia de San Pedro Mártir
Iglesia de Urrea de Gaén (Teruel)
La iglesia de San Pedro Martir de Urrea de Gaén es una construcción de planta elíptica a la que se accede por medio de una nave de dos tramos, situada en eje con la cabecera. La planta ovalada se genera en desde un octógono inscrito en una cruz griega, donde en los lados de la cruz se abre dos capillas a modo de crucero y los otros dos lados alinean con la nave y el presbiterio.

En los cuatro lados restantes del octógono, se destinan a exponer altares devocionales. En el primer tramo de la nave, se abre la puerta de acceso al campanario y al coro. El segundo tramo de la nave, en el que se alza el coro, está cerrado en su parte inferior, quedando este resuelto a modo de atrio de entrada. La nave, dividida en dos tramos por arcos fajones de medio punto, se cubre con una bóveda de aristas. El tramo ovalado de la iglesia, se cierra con una bóveda hemisférica de planta ovalada, dividida en ocho paños por unas nervaduras cuadrangulares. La bóveda se apea sobre entablamento clásico; compuesto de arquitrabe, friso y cornisa. Cuarto óculos circulares, enmarcados por un serafín en la parte superior y dos palmas entrelazadas por el tallo en la parte inferior, se abren en los paños de la bóveda, al contrario que en Vinaceite, en los lados no alineados con el eje cruciforme de la iglesia.

Estos cuatro óculos han sido cerrados por unas horribles vidrieras. Las capillas laterales, abiertas en el eje del crucero en el que se inscribe la iglesia, son de planta cuadrangular y se cierran con una bóveda de media naranja, con linterna. Ocho vanos, no todos practicados, articulan y se abren en los ocho paños de la bóveda. La capilla del lado del evangelio, se cierra con una bóveda de media naranja, dividida en ocho paños por unas nervaduras cuadrangulares; apea sobre cuatro arcos torales sobre pechinas. Estas pechinas, están decoradas por alto relieves, que a falta de un estudio más profundo, podrían ser Padres de la Iglesia, cobijados por doseles circulares de los que penden unas cortinas. La capilla del lado de la epístola, también se cierra con una bóveda de media naranja con linterna, dividida en ocho paños por sendas nervaduras cuadrangulares. En cada paño, se abre un vano; estos sí que son todos practicados.

Apea sobre cuatro arcos torales sobre pechinas; estas sin decorar.

Al exterior, la iglesia presenta un aspecto austero y sencillo. Construida en piedra arenisca y ladrillo, se imbrica totalmente en el terreno y en las construcciones de la zona. El gran volumen elíptico se transforma en ochavado con contrafuertes cilíndricos en las aristas, coronados por remates hemiesféricos y bolas. En los paños se abren grandes óculos. Las capillas laterales se acusan extramuros por medio de tambores octogonales y cupulitas de ladrillo de extraordinaria esbeltez.

La portada de un solo cuerpo en altura, se compone de una puerta de acceso de arco adintelado, sobre el que descansa una hornacina; actualmente vacía. Sobre esta, se abre un rosetón circular que sirve para iluminar el coro. Estos elementos están enmarcados por dos pilastras de orden toscano con basa y capitel, que soportan un remate triangular en cuyo tímpano se abre un vano circular. Dos motivos sigmaformes, hacen la transición al cuerpo de las capillas abiertas entre los contrafuertes de la nave de entrada.

La torre se sitúa a los pies en el lado de la epístola. El primer cuerpo es de planta cuadrada y está realizado en piedra sillar. Sobre él se dispone el cuerpo de campanas realizado en ladrillo, de planta cuadrada como el anterior, pero con las esquinas achaflanadas. Finalmente, se corona con un gran remate piramidal.

 
 
 
Ermita de Santa Bárbara

La ermita de Santa Bárbara está situada en lo alto de la población, en un promontorio pegado al pueblo.

Se trata de la construcción de una nave única, que se cubre con bóveda de medio cañón. Fue construida en mampostería y ladrillo para machones angulares y para enmarcar los vanos. Esta ermita, que originariamente tenía decoración en yeso, destruida en la Guerra Civil y reconstruida posteriormente en 1955. Luego en 2006, volvió a ser acondicionada.

 
 
 
 
 
 
Ermita del Calvario
La ermita del Calvario es una antigua nave o corral, que en la segunda mitad del siglo XX, y con motivo de la recuperación de la tradición semanasantística, fue rehabilitado como ermita, para que coronase el calvario y sirviese de punto de referencia en las procesiones. Se compone de una nave a la que se accede a través de un gran portalón.
 
 
 
Calvario
Calvario de Urrea de Gaen (Teruel)
El calvario de Urrea de Gaén es el elemento común a todos los pueblos de tradición semanasantística del bajo Aragón, los cuales tienden a ubicarlos en las proximidades de la población.

El Calvario de Urrea, se compone de un andador, a través del cual se ubican las estaciones, que componen el vía crucis y que conducen hasta la ermita del Santo Sepulcro, que habitualmente acoge la última estación del mismo. Las estaciones consisten en un pilar vertical de no más de tres metros de altura, en cuya arte superior se abre una hornacina donde se coloca la imagen, que suele ser una cerámica, correspondiente al episodio de la vida de Cristo que proceda.

Tiene una capilla, consistente en una nave cuadrada, cerrada con un cimborrio hexagonal, de factura moderna, y a imitación de las existentes en Híjar. El conjunto está rodeado de pinos replantados en la segunda mitad del siglo XX.

 
 
 
 
 
 
Portal-capilla de San Roque
Capilla de Urrea de Gaén (Teruel)
La capilla de San Roque de Urrea de Gaén es un capilla abierta, típicamente bajoaragonesa, que se ubica sobre las antiguas puertas medievales de acceso a la población. Se compone de dos plantas; la baja, que es el arco que compone la calle, y la alta, que es la capilla propiamente dicha. La planta baja, abre a la calle San Roque por medio de dos arcos de medio punto sobre los que se levanta la capilla.

La planta superior, presenta un gran portalón de arco de medio punto peraltado, desde el que se ve el interior de la capilla. Dos vanos rectangulares, a ambos lados del balcón, completan este nivel. La capilla de planta cuadrada, se cierra a través de un cimborrio octogonal sobre trompas, apreciables al exterior. La techumbre es de teja árabe. La construcción es de ladrillo a soga y tizón, y molduras de mortero en las zonas erosionables como bajo el alero o en los marcos.

 
 
 
Portal-capilla de Nuestra Señora de los Arcos
La capilla de Nuestra Señora de los Arcos de Urrea de Gaén es una capilla abierta, típicamente bajoaragonesa, que se ubica sobre las antiguas puertas medievales de acceso a la población. Se compone de dos plantas; la baja, que es el arco que compone la calle, y la alta, que es la capilla propiamente dicha. La planta baja, abre a la calle por medio de dos arcos de medio punto rebajados sobre los que se levanta la capilla. La planta superior, presenta un gran portalón de arco de medio punto, protegido por un barandado de madera, desde el que se ve el interior de la capilla. La techumbre, a dos aguas, es de teja árabe.
 
 
 
Yacimiento Romano de La Loma del Regadío (BIC)

El yacimiento romano de La Loma del Regadío está situado en un paraje elevado denominado el Regadío o Mases de la Fila de Casetas, un lugar habitado desde época antigua por sus condiciones para la agricultura.

El hallazgo se produjo en a mediados del siglo XX cuando se descubrieron restos de uno de los mejores ejemplos de villa rústica romana de época bajoimperial conservadas en Aragón. La primera excavación fue dirigida por Purificación Atrián entre 1.959 y 1.960 a la que siguieron otras campañas de excavación, llevadas a cabo por el Museo de Teruel desde 1.997 hasta la actualidad.

El estudio de los materiales arqueológicos obtenidos en el yacimiento determinaron que el Regadío fue poblado desde el siglo I hasta inicios del siglo V, momento en el que se abandona la villa romana bajoimperial cuyos restos han llegado hasta nosotros y que fue ocupada entre los siglos II y IV.

El área excavada hasta el momento tiene unos 1.450 metros cuadrados edificados, divididos en 25 estancias que se articulan siguiendo el modelo de clásica de villa rural romana compuesta por una zona de vivienda o pars urbana y una zona de producción agrícola o pars rústica. La pars urbana fue una vivienda de grandes dimensiones, cuya distribución se acoge al modelo de domus romana de peristilo, es decir, con habitaciones dispuestas en torno a un patio central rodeado por pórticos con columnas. La vivienda se decoró con mosaicos en los pavimentos y pinturas en los muros.

Los mosaicos difieren según el uso de la estancia donde se ubicaron, siendo los más elaborados los que pavimentaban las zonas de recepción como el peristilo y el oecus. Parte de estos mosaicos se encuentran en la actualidad en el Museo de Teruel y se caracterizan por ser mosaicos de opus tessellatum, con decoración geométrica de varios colores entre los que destacan el rojo, el negro, el amarillo y el blanco.